CONCEPTOS

VELOCIDAD Y TONO (¿Sirven para algo?)

A la hora de mezclar música hay muchos aspectos a tener en cuenta. Está el estilo de la canción, el ambiente, la fuerza que tenga, la ecualización... y, por supuesto, el gusto personal de cada DJ. Pero todas estas características son subjetivas o, cuando menos, difíciles de calibrar y clasificar.

Sin embargo hay dos parámetros que no tienen nada que ver con el gusto o el estilo... Me refiero a las propiedades "físicas" que, por fuerza, tiene cualquier canción:

Son la VELOCIDAD y la TONALIDAD. Y son, casi siempre, fundamentales a la hora de conseguir una buena mezcla.

¿Que a tí no te hace falta ni tonos ni BPMs para mezclar?... Vale, de acuerdo, y seguro que consigues buenas sesiones. Pero si además de tu talento personal tienes en cuenta estos parámetros, puedes estar seguro de que conseguirás resultados sorprendentes.


VELOCIDAD (BPMs)

Cualquiera puede saber cuándo una canción es rápida o lenta y, de hecho, los DJs suelen basarse en esta velocidad para hacer las mezclas. Para ello necesitan saber "cómo" de rápida o lenta es una canción.

La unidad que se emplea para definir la velocidad de una canción son los BPMs, o "Beats Per Minute".

Para quien tenga conocimientos musicales se podría decir que los Beats son las notas llamadas "negras" en un compas de 4/4. Estas notas suelen coincidir en la música de discoteca con los golpes de bombo (ya sabes, el "púm-púm-púm" que te hace mover) y midiendo cuántos de esos golpes suenan en un minuto de la canción, obtendremos lo que se conoce como el BPM de la canción. Por ejemplo, si al cronometrar un minuto de una canción contamos 126 "golpes", esa canción tendrá 126 BPM.

Lógicamente, cuanto más rápida es una canción, mayor es su BPM.



DjCartoon3El TONO (Harmonic Mixing)

El tono o tonalidad es el grado de elevación -no de volumen sonoro- que tiene una melodía.

Seguro que más de una vez has intentado cantar una canción y no has podido llegar a algunas notas. Pues eso es porque las estás cantando en un tono demasiado alto para ti.

En la práctica, el tono es lo que hay que tener en cuenta para no desafinar. Si un artista canta una canción en un tono determinado y el pianista que le acompaña la toca en un tono diferente, el resultado puede ser bastante desagradable para el oído.

Algo parecido ocurre a la hora de mezclar dos canciones. Si además de tener la misma velocidad (el mismo BPM) están en el mismo tono, el resultado será mucho mejor. Aunque no tengas ningún conocimiento de solfeo, si tienes un poco de oído, comprobarás que dos canciones mezcladas en el mismo tono suenan mucho mejor que si están en tonos diferentes.


Entonces... ¿por qué muchos DJs utilizan los BPMs y pocos tienen en cuenta los tonos?

Principalmente por dos razones:

Por una parte, muchas de las canciones, sobre todo las de música para baile, tienen una introducción y otras partes en las que sólo suenan intrumentos de ritmo, es decir, son momentos sin melodía. Ésas son las partes en que se puede mezclar sin problemas de desafinación, ya que si no hay melodía, no hay tono.

El otro motivo por el que los tonos no se suelen considerar es por la dificultad de identificarlos. Prácticamente cualquiera puede medir el ritmo de una canción pero averiguar el tono en que se encuentra requiere tener un poco de "buen oído". (Si es éste tu caso, aquí hay una aplicación gratuita que a lo mejor te puede servir. Es muy simple pero tiene su utilidad. (Sólo para windows)

Versión para Mac


Gracias por tu visita